miércoles, 14 de diciembre de 2016

LA ÚLTIMA OPRESIÓN DEL DICTADOR MUERTO

Disculpen que cambie de tema, hoy no hay deporte. Solo opresión a un arte.

Para muchos cubanos, sobre todo para los que viven en el exilio, la muerte de Fidel Castro fue un hecho que de tan esperado fue como un coitus interruptus. Se disfrutó del momento pero a la hora de la verdad no es más que una anécdota, nada cambiará en la isla.

No solo nada cambiará en la isla, lo saben los que no han conseguido aún salir de Cuba, sino que las medidas represivas han aumentado con la excusa de no respetar el luto a la muerte del falso comandante.

Y ahí está la última opresión póstuma del maldito dictador. Si algo recuerdo de mis paseos por La Habana, Santiago, Holguín o Cienfuegos es la música por las calles. Por cada rincón de Cuba sonaba música, una radio en cada ventana. Una persona en una esquina con una guitarra empieza un son de Miguel Matamoros y los transeúntes paran para comenzar a cantar en grupo. Las notas de una guaracha del Guayabero suenan al pasar por la Casa de La Trova de Holguín, o un son de Benny Moré se adivina en el Paseo del Prado de Cienfuegos.

El régimen prohibió la música en Cuba por nueve días.

Por si Cuba ya no estaba suficientemente muerta en vida ya, la dictadura castrista ha certificado el fallecimiento de la isla al prohibir su aliento interior y el de su gente, conviertiéndola en un ente burocrático y gris, donde se ha apagado el último rescoldo de vida. Porque los cubanos no han dejado de cantar por duelo, sino por miedo. A las personas a las que Cuba quiere se les recuerda con música, se les canta. Como al Guayabero .




Cuba ahora es exactamente la joven prostituta de Castro que se deja hacer y que ni siquiera puede consolar su situación con una canción, solo queda su mirada triste recordando lo que en un momento fue su vida, igual que la ruina recuerda lo que una vez fue el malecón de La Habana.

Esperemos que dentro de poco la dictadura acabe y podamos decir que nuestro amado Cocodrilo Verde ha vuelto a la vida.





miércoles, 23 de noviembre de 2016

PADRES, HIJOS Y SAGAS. QUIERO SER COMO PAPÁ



Tanto en el mundo del arte como en el de los deportes hay casos de padres e hijos que han sido relevantes.

En la entrada sobre las pioneras en el arte y el deporte hablaba de Artemisia Gentilleschi, cuyo padre Orazio fue uno de los más aventajados seguidores de Caravaggio. Hay más ejemplos.

El famosísimo Gian Lorenzo Bernini era hijo de Pietro Bernini, escultor florentino que trabajaba en Roma para el cardenal Scipione Borghese, que apadrinó al joven genio. Por eso las obras tempranas de Gian Lorenzo siempre estaban bajo la sospecha de que en realidad estuvieran hechas por su padre. Esta pequeña obra hecha para el jardín del cardenal es la primera conocida de su autoría, no es de extrañar que pensaran que un adolescente fuera incapaz de esculpir con esa maestría.



En época más reciente está el caso de el pintor impresionista Auguste Renoir y su hijo el magnífico director de cine Jean Renoir. En la ilustración vemos al pequeño Jean con su madre en un cuadro hecho por su padre.


En el mundo del deporte por cuestión de genética hay incluso más ejemplos de hijos que siguieron o superaron los logros de sus padres. Últimamente se habla, con razón, de la familia Schmeichel. El hijo Kasper ha ganado la Premier League con el Leicester, si bien aún le queda un trecho muy grande para que  ni siquiera consiga acercarse a lo conseguido por su padre Peter, considerado uno de los grandes porteros de todos los tiempos, leyenda de la selección danesa y el Manchester United. Hay un caso parecido en España, el de Miguel y Pepe Reina.



Existen infinidad de casos. Hay padres e hijos que han ganado la Copa de Europa. Por ejemplo están los Maldini. Cesare y Paolo, leyendas milanistas o los Sanchís, en el Real Madrid.


En el mundo del baloncesto hay más. La familia Hernangómez Geuer, padre, madre e hijos internacionales por España. Margarita "Wonny" Geuer, campeona de Europa, casada con Guillermo Hernangómez y sus hijos Willy y Juancho que actualmente juegan en la NBA.

De hecho en la NBA hay muchos casos de padres e hijos que participaron en la liga americana. El actual MVP de la liga, Stephen Curry es hijo de Dell Curry y hermano de Seth Curry. En la foto está con su padre viendo el concurso de triples del All Star Weekend junto a Mitch Richmond y Drazen Petrovic a cuyo museo envió la camiseta con la que usó en las finales de 2015.



En la misma NBA encontramos padres e hijos que han ganado el título. Los primeros que lo hicieron fueron Matt Goukas Sr y Jr, el padre con los Philadelphia Warrios en el 47 y el hijo con los Sixers en el 66. Más conocidos, por la cercanía en el tiempo son los Barry, el padre Rick fue escolta de los Golden State Warriors, con los que ganó el título y el MVP de las finales del 75. Además de ser un fabuloso jugador era conocido por lanzar los tiros libres a dos manos desde abajo, estilo con el que fue el mejor en porcentaje desde la línea 6 temporadas. Su hijo Brent Barry gano la liga con los Spurs en 2005 y 2007, y es el único jugador blanco que ha ganado el concurso de mates de la NBA en 1996.



No nos quedemos ahí. Qué menos si se habla de la NBA que relacionar el tema con Celtics y Lakers. Bill Walton ganó con los Trail Blazers de Portland la liga en 1977 siendo MVP de las finales, durante años tuvo muchos problemas de lesiones con sus rodillas, pero volvió a lo grande para dar descanso a Parish en los Celtics y consiguió con ellos volver a ganar el anillo en 1986. Su hijo Luke Walton ganó la liga con el máximo rival de los Celtics, los Lakers en 2009 y 2010, equipo del que actualmente es entrenador.



Más sobre los Lakers, hablemos de otra pareja de campeones padre e hijo: los Thompson. Mychal Thompson fue campeón con el famoso equipo angelino del showtime los años 87 y 88, su hijo Klay ganó la del año pasado con los Golden State Warriors junto al citado Stephen Curry.


Lista de padres e hijos que han jugado en el baloncesto profesional americano.

Pero hay casos en los que la tradición no se queda en padres e hijos, sino que se extiende mucho más.
En el arte está el caso de la familia Della Robbia. El primer escultor de la saga fue Luca Della Robbia. Luca comenzó en Florencia como escultor de mármol en el primer Quattrocento. En esa especialidad consiguió grandes encargos y muy apreciables trabajos, el más destacable de ellos es la cantoría de  Santa Maria del Fiore (Duomo de Florencia). Fue encargada a la vez que la otra cantoría de la catedral, ésta hecha por Donatello.



Luca con el tiempo cambió de material a la hora de trabajar y se especializó en el uso de la terracota policromada. A estas cerámicas Luca les daba un tratamiento con óxidos de estaño, plomo y arena de sílice con la que les daba un acabado vítreo. El secreto del tratamiento se quedó en la familia, que usó la técnica a lo largo de muchas generaciones. El sucesor de Luca fue su sobrino Andrea, heredero también del talento escultórico del tío. Después vinieron Giovanni, Girolamo, Mattia, Luca el jóven o Ambrogio, pero nunca se volvió a llegar a la calidad de las cerámicas de Luca o Andrea.




Para mí la gran saga del deporte es, al menos en España, los Llorente Gento. Qué decir del patriarca Don Francisco Gento, único jugador ganador de seis Copas de Europa. Con eso bastaría, integrante del glorioso Real Madrid de los cincuenta y continuador de la tradición merengue con el equipo yé-yé que gano la Copa del año 66 y actual presidente de Honor del club blanco. Vamos, una leyenda del fútbol mundial. Su legado fue recogido por sus sobrinos. Dos en el fútbol y dos en el baloncesto.
Los sobrinos mayores se decantaron por la canasta. José Luis y Toñín Llorente empezaron a jugar en las categorías inferiores del Real Madrid de baloncesto siendo el mayor, Jose Luis, el que destacó llegando al primer equipo y a la selección nacional con la que consiguió la medalla de plata en los JJ.OO. de los Ángeles 1984. Toñín no tiene una carrera tan exitosa como José Luis pero sí una más que apreciable trayectoria por la ACB. Llegó a coincidir con su hermano en el Andorra por algunas temporadas y por fin se retiró jugando una última temporada en el Real Madrid.



Los otros dos hermanos se dedicaron al fútbol. Paco y Julio como sus hermanos empezaron a jugar en las categorías inferiores del Real Madrid. Paco no jugaba mucho y fue fichado por el filial del Atlético de Madrid donde explotó su gran velocidad lo que le valió empezar a ser habitual en las convocatorias del primer equipo rojiblanco.  Al año siguiente ficha por el Real Madrid, con la Quinta del Buitre en ebullición. Llega a ser internacional con España pero en el Bernabéu no deja de ser nada más que un jugador revulsivo. Su hermano Julio sí llega al primer equipo del Real Madrid desde el Castilla tras ser cedido al Mallorca. Lateral de gran fortaleza física nunca llegó a tener un puesto en las alineaciones titulares. En 1990 ficha por el Tenerife, donde está 9 años y se convierte en uno de los jugadores más importantes de la historia del club canario.

Y aquí no acaba el asunto. Hay una tercera generación de los Llorente Gento en acción, cuyo mejor exponente es el hijo de Paco, Marcos. Juega cedido por el Real Madrid en el Alavés y se ha convertido en el mediocentro joven con más proyección del fútbol español. Sus primos Juan y Sergio siguen los pasos de su padre José Luis en el baloncesto.



Si es que ya se sabe que de casta le viene a los galgos.

Un saludo.


jueves, 17 de noviembre de 2016

EL ENGAÑO EN LOS DEPORTES DE EQUIPO Y EN LA PINTURA

El concepto de engaño es connatural a los deportes de equipo, y no me refiero al trabajo de los representantes de jugadores, que en muchos casos consiste en vender la burra ciega a los equipos, hecho que sucedía a todas horas en el baloncesto de los 80 con los americanos o el fútbol sala de los 90 con los brasileños. Ni a los casos de dopaje, cáncer para el citius, altius, fortius.

Me refiero con engaño a hacer creer al defensor, o a veces al atacante, que vas a hacer justo lo contrario de lo que harás en realidad. Amagar en corto para recibir en largo, mirar a un lado para pasar al otro u ofrecer el balón al defensor para esconderlo y sacarlo por el lado contrario.

En eso hay maestros. Pondré dos ejemplos de fútbol sala (paradigmáticos sin duda) y uno de baloncesto, en donde todo esto se convierte en debilidad personal.

En primer lugar, veremos la jugada con la que me enamoré de Falcão (aunque parezca mentira hubo un tiempo en que lo estuve). Definición maravillosa ante la que ningún portero puede reaccionar. Aprecien el engaño y disfruten.
 

En segundo lugar, Ricardinho, del que solo se puede decir que un vídeo explica más que todo lo que yo pueda expresar con mi torpe discurso. Me permito una breve recomendación. Muy atentos al regate con parada y reanudación de la primera acción del vídeo, digno de dibujos animados y ni siquiera realizable en los videojuegos. Ricardinho es el prestidigitador que hace los trucos arremangado y que sonríe al defensa boquiabierto que se ve superado en un instante.


Y hablando de magos, les presento al jugador mágico por antonomasia. Con ustedes Mr. Earvin Magic Johnson. El verdadero especialista del "no look pass". Y para que le conozcan mejor, un vídeo con 32 de sus mejores asistencias. Es verdadera debilidad lo que tengo por este jugador. En mi opinión el mejor que he visto (lamentablemente solo por TV). La número 7 es la asistencia más increíble que se pueda imaginar, le va ofreciendo el balón a todos los jugadores, comentaristas y espectadores del pabellón hasta que decide dársela a Byron Scott para que machaque. Puro Showtime. Intenten adivinar dónde acabará el balón en cada jugada, seguro que fallan todas.


Bueno, pues los engaños en el arte se llaman trampantojos. Como su propio nombre indica su labor es tender una trampa a la vista. Y no es algo precisamente reciente. Es algo que es apreciado desde la antigua Grecia.

Según lo que nos cuenta Plinio El Viejo en su Historia Natural, hubo un duelo para saber qué pintor era el mejor si Zeuxis o Parrasio. Para ello cada uno tenía que llevar un cuadro y un juez sería el encargado de decidir cual de los dos habría conseguido plasmar mejor la realidad.

Llevaron cada uno su cuadro cubierto con una tela. Zeuxis presentó su trabajo, el pintor descubrió su obra y era un racimo de uvas, tan brillante y fresco que un pájaro se acercó para picotear la pintura. El juez quedó maravillado, pensando que sería imposible superar la veracidad del arte de Zeuxis.

Acto seguido el juez pidió a Parrasio que descubriera el suyo. Parrasio se quedó quieto. Todos pensaron que era por miedo al ridículo de enfrentar su obra a la de Zeuxis. Volvieron a pedirle que corriera la tela, y Parrasio siguió sin hacer caso. Zeuxis, impaciente por ser declarado vencedor se abalanzó sobre el cuadro para descubrir la tela, pero al intentarlo lo que descubrió es que no había tela. Parrasio había pintado en el cuadro una tela que había engañado a todos. Zeuxis no dejó decidir nada al juez, él mismo admitió su derrota. "Yo conseguí engañar a un pájaro, Parrasio me engañó a mí. Él es el merecedor del premio".

Esa tradición del engaño al ojo se siguió cultivando en pintura, su máximo esplendor en la antigüedad se consiguió en el llamado segundo estilo pompeyano. Este estilo mural se basa en la representación en las paredes de efectos arquitectónicos y en perspectiva con la ilusión de la ampliación del espacio. En la ilustración un ejemplo de este estilo de pintura en la Villa de Los Misterios de Pompeya.


La aparición en el Renacimiento de este tipo de pintura en lo que se llamó grutescos, porque se encontraron en las excavaciones de la Domus Aurea de Nerón que era para ellos unas grutas, hizo que imitaran en los frescos este estilo.

A Baldasarre Peruzzi le debemos los magníficos trampantojos de la Farnesina en Roma. Según se ve, la ilusión es total, parecería que podemos salir a un balcón a divisar el Tíber.



Pero no parece que a los soldados de Carlos V les hiciera mucha impresión, ya que lo único que vieron fue una pared perfecta para firmarla a cuchillo. Fueron los primeros "graffiti", palabra italiana que significa "marcas o inscripciones hechas rascando o rayando un muro".



En la misma ciudad, ¿cómo no? (Oh Roma, donde todo el universo se encuentra en una misma ciudad) podemos encontrar posiblemente el ejemplo más famoso de trampantojo. En la Iglesia de San Ignazio podemos ver La Gloria de San Ignacio, del Padre Pozzo. Sobran las palabras, la bóveda de la iglesia se convierte en la perspectiva del Paraíso. Realmente impresionante.



Y sin salir de allí mismo y también de Andrea Pozzo la decoración de la cúpula de esa misma iglesia.



¿Qué tiene de especial esa cúpula? Que no existe.


Un saludo.


jueves, 10 de noviembre de 2016

MISMO OBJETIVO, DIFERENTES CAMINOS. QUIZÁS LA PINTURA BARROCA Y EL FÚTBOL NO SEAN TAN DISTINTOS

A finales del siglo XVII tras la venida del protestantismo y la consiguiente respuesta del Concilio de Trento se hacía necesaria una nueva visión en el arte religioso. Un nuevo arte que conectara con la nueva sensibilidad religiosa y con la gente que podría tener la tentación de caer en la reforma luterana.

En el mundo de la pintura hubo dos caminos en busca de ese objetivo. Por un lado, la búsqueda de esa transcendencia directa hacia Dios por medio de una vuelta a los grandes del Renacimiento, una vuelta al clasicismo. La representación de la perfección divina, una mirada hacia lo alto. Se inició en Bolonia y fue encabezada por la familia Carracci, cuyo mayor exponente fue Annibale.

Annibale llegó a Roma, allí fue un pintor muy respetado en su tiempo y este modo de llevar el arte religioso a una nueva sensibilidad fue tomada casi oficialmente por la Iglesia. Domenichino, Guercino o Guido Reni fueron algunos de sus continuadores.



El otro camino fue el tomado por Michelangelo Merisi da Caravaggio, también venido del norte pero con una búsqueda totalmente contraria a los clasicistas. Caravaggio busca la representación de la realidad, la expresividad, agarrar por las tripas al fiel y darle a entender que todo lo que pasa en sus cuadros va dirigido a él porque a él también puede sucederle. No hay nada de divino en sus cuadros, sus protagonistas son gente de baja extracción social, eso chocaba con las altas esferas de la Iglesia que veían su arte zafio y vulgar.





De ahí que no consiguiera grandes encargos por parte de la Iglesia de Roma, además su carácter extraño y pendenciero no ayudaba al asunto. Annibale Carracci conseguía encargos de las grandes familias romanas como los Farnese (en la ilustración podemos ver su gran fresco del palacio de esa familia) y al final de su vida tuvo el honor de ser enterrado en el Panteón.





En cambio Caravaggio solo conseguía encargos para algunas capillas de iglesia, pese a dejarnos algunas de las obras cumbre de la pintura universal (en la ilustración La Vocación San Mateo de San Luigi dei Francesi) tuvo que huir de Roma acusado de asesinato y murió en la playa de Porto Ercole en el intento de volver a Roma para suplicar su perdón al Papa. 





Se puede admirar la obra de ambos en una misma capilla en Santa Maria del Popolo en Roma. La ascensión de Carracci y de Caravaggio, La Crucifixión de San Pedro y La Conversión de San Pablo.




Toda esta introducción viene a cuento a que en el fútbol, al igual que en el principio de la pintura barroca, el objetivo es el mismo. En este caso es EL GOL, conviene recordarlo ya que hay muchos comentaristas deportivos que parecer haberlo olvidado, y los modo para llegar a él diferentes.

Pongamos como ejemplo las dos maneras más representativas.

Un modo donde la posesión del balón es el camino elegido para llegar a la portería contraria de la manera más segura. Es decir, pases cortos y precisos para llegar en disposición de marcar gol con el mayor número de efectivos posible y crear la ocasión de anotar del modo más claro posible. El mejor exponente fue el Barcelona de Pep Guardiola.

  
El otro modo consiste en la búsqueda de la verticalidad, sin tanta preocupación por la posesión del balón,tratando de llegar lo más rápidamente posible a la portería contraria. Lo primordial es alcanzar el área contraria el mayor número de veces posibles en el menor tiempo y así, aunque no sean demasiado claras las oportunidades, darle mayor importancia a la cantidad de llegadas  y finalizaciones. Como el Real Madrid de José Mourinho.


Hubo un tiempo en que se ninguneaba el segundo estilo. Lo llamaban burdo, zafio e incluso antideportivo. Curiosamente igual que llamaban al estilo de Caravaggio en la Roma de principios del siglo XVII.

El tiempo hizo que los estudiosos del arte reivindicaran la figura de Caravaggio hasta el punto de llegar a ser considerado uno de los mejores pintores de la Historia. De hecho el común de la ciudadanía ni siquiera sabe quién era Annibale Carracci, el más famoso y reputado autor de la época en Roma, mientras que Caravaggio es mundialmente famoso y sus exposiciones multitudinarias.

¿Qué quiero decir con esto? En primer lugar que no hay absolutos siempre que estén dentro de las reglas, al menos en el deporte, y que aunque nos guste más una u otra opción no deberíamos tratar de ridiculizar las otras opciones porque podemos ser nosotros los que quedemos en ridículo con el tiempo.

¿O no veis posible que llegue un día en que el primer estilo sea ridiculizado por la prensa y elogiado el segundo? De hecho parece que está pasando un poco eso ensalzando la manera de jugar del Atlético de Simeone, aunque pienso que eso tiene que ver más con la animadversión de algunos al Real Madrid y Mourinho que a un asunto meramente futbolístico. Pero eso es harina de otro costal.

Un saludo.







martes, 1 de noviembre de 2016

DIFERENTES MUNDOS, DISTINTAS VISIONES. DIFERENTES DEPORTES, DISTINTOS MUNDOS. FIFA VS AMF.


A veces no nos damos cuenta de que el mundo es mucho más grande de cómo lo imaginamos. Y no sólo más grande sino que no por conocido y excepcional lo que aceptamos como brillante o mejor le parece igual a cualquiera.

Por ejemplo, el arte occidental es incomprensible para la mayoría de la población de lo que llamamos el Lejano Oriente, del mismo modo que el suyo nos es incomprensible a nosotros, seguramente por falta de información. Exactamente igual que el arte abstracto lo es para la práctica mayoría de todos nosotros. La Nouvelle Vague tiene un enorme prestigio para la intelectualidad europea o norteamericana, ¿creen que le es comprensible ese cine a un ciudadano medio de Bombay? Yo me pierdo con cualquier producción de Bollywood, no por eso es peor, ni mejor.

Hay muchos deportes que en España son semidesconocidos, tanto a nivel de practicantes como de seguidores: Cricket, Fútbol Australiano, Fútbol Gaélico, Hurling, Curling, Ski de Fondo... Que sin embargo mueven montañas de dinero y verdaderas multitudes en sus países de origen donde son verdadera religión.

¿Se imaginan un carrera popular como las que estamos acostumbrados a ver en España pero con skíes? Aquí la tienen: Vasaloppet



¿Lo han visto mencionado alguna vez en algún medio español? Yo no.


¿Quién sabe lo que es el Hurling? En Irlanda es pasión. La final del curso pasado no tuvo una mala entrada.


Pues bien, creo que FIFA ha incurrido en este mismo error al llevar el mundial de Fútbol Sala a Colombia. El hecho es que en Colombia el Fútbol Sala que es popular es el que está legislado por la AMF (Asociación Mundial de Futsal) sucesora de FIFUSA. Precisamente Colombia es campeona mundial de fútbol sala AMF, galardón conseguido en Bielorusia el año pasado. Vean con qué pasión se vivió el Mundial AMF celebrado en Colombia en 2011.


FIFA sabía que iba a celebrar su Mundial en casa del "enemigo", sabía que era muy difícil enganchar al público que piensa que el futsal FIFA es fútbol en pequeño y traidor a la verdadera esencia del fútbol sala tradicional de bola pesada y juego elaborado. 

La prensa desinformada estaba extrañadísima por la falta de afluencia de público a los pabellones, incluso cuando jugaban los anfitriones. Pues la razón para mí era evidente, los colombianos aficionados al fútbol sala no tragan a FIFA.


Yo no tengo la solución para reunificar la desunión del mundo del fútbol sala, enfermedad endémica de nuestro deporte y que no se cura escondiéndola o fingiendo que no existe. No sé si en verdad hubo un intento sincero de acercamiento con la Federación Colombiana de Fútbol da Salón para colaborar con la Federación Colombiana de Fútbol para organizar el mundial conjuntamente, pero lo dudo enormemente. FIFA siempre quiere ganar por aplastamiento. Y bueno, ya se ha visto el resultado.

Un saludo a todos.

viernes, 21 de octubre de 2016

EL BAYERN DE GUARDIOLA Y LOS MALOS FINALES


¿Cuántas veces nos ha pasado que al ver una película nos ha decepcionado el final?

Yo estaba disfrutando mucho del primer Superman (con Cristopher Reeve) cuando de repente hay un giro en los acontecimientos y pasa esto.


Pensé: ¿Cómo? me encantaría saber qué se han tomado los guionistas.

En otros casos sucede, como con mi adorada Cantando Bajo la Lluvia en la que no me cuadra la parte final de grandes números musicales, aunque puedo admitir que es una consideración bastante personal, y aunque tenga joyas como ésta.




También sucede que siempre que nos hablan de una película, obra de teatro o de arte en términos muy elogiosos se nos crea una expectativa. Cuando vemos esa obra finalmente a veces nos resulta decepcionante porque esperábamos ver algo realmente excepcional cuando no lo es,  o al menos no nos lo parece. Algo Pasa Con Mary me la recomendaron como algo desternillante, solo esbocé una leve sonrisa al saber que el novio de Mary era Brett Favre.

Pues bien, esto sucede con el Bayern de Guardiola. La directiva del equipo bávaro contrata a Guardiola siendo campeón de todo. La expectativa creada al mundo del fútbol en general, no sólo a la afición muniquesa, era de que el Bayern iba a mantener su hegemonía en Europa, y por tanto en el mundo, por unos cuantos años.

Sin embargo, aunque su dominio del fútbol alemán siguió siendo abrumador, como de costumbre, sus asaltos a la Copa de Europa fueron irremediablemente infructuosos, siendo eliminado siempre en semifinales.






¿Fue o no un fracaso? Según sus declaraciones, para Guardiola, no. Ni tampoco para sus aclamadores, pero parece que la directiva del Bayern y sus aficionados no pensaban igual. ¿Por qué si no iban a contratar a Ancelotti teniendo al mejor entrenador del mundo en el equipo? Si haces una magnífica película y el final es fallido, ¿se puede decir que es una obra maestra?

 A final de cuentas para qué habían contratado a Guardiola, ¿solo para ganar la liga alemana? Me temo que no.

Bueno, hablando de finales, nadie es perfecto. Ni siquiera Guardiola.



Saludos.



martes, 2 de agosto de 2016

EL FÚTBOL SALA NO DEBE SER OLÍMPICO

Alejándome del arte y aprovechando que están a punto de empezar unos nuevos Juegos Olímpicos de la Era Moderna, argumentaré mi posición favorable a la no inclusión del fútbol sala, de mi amado fútbol sala, en ellos.

En primer lugar he de decir que amo tanto los JJ. OO. como el fútbol sala. Así que no es por desinterés en ellos por lo que no quiero que esté. Creo que no es bueno el aumento del número de deportes olímpicos, es más, abogo por la reducción drástica del número de disciplinas en los Juegos.

Los deportes básicos de los JJ. OO. son, en mi opinión, la Natación y el Atletismo. Son utilizados como armazón estructural en la organización de los juegos, solo con ellos se les podría dar el nombre de Olímpicos. Por otro lado hay deportes que se han ganado a pulso su importancia en los Juegos, como la Gimnasia Deportiva y algunos deportes de combate o la halterofilia.

Para mí, los Juegos Olímpicos son, desde la antigüedad, un canto al individualismo, a la heroicidad del atleta solitario. Por lo tanto ya me parece forzada la presencia en ellos de deportes de equipo. Ahora bien, teniendo en cuenta la dilatada y magnífica historia olímpica de muchos de estos deportes de equipo, creo importante que se mantengan siempre y cuando el título Olímpico tenga más importancia que el Mundial. Baloncesto, Balonmano, Hockey Hierba o Waterpolo son claros ejemplos. Sin embargo el fútbol tiene que quedar desterrado definitivamente de los juegos. Del tenis, golf, rugby o baseball no quiero ni hablar.

Por esta última razón es por la que creo que el fútbol sala no debe formar parte de los Juegos Olímpicos. Ya se ha conseguido una relevancia a nivel mundial lo suficientemente importante como para ser notorio sin necesidad de unos Juegos Olímpicos. La historia de nuestro deporte ya tomó camino propio, no necesita el escaparate (no siempre favorecedor) de los Juegos. Nuestra ya no tan joven historia ya es especial con los Campeonatos del Mundo o Europa, y ya tiene una mítica que, en mi opinión, no ganaría nada con la celebración de un torneo olímpico.

Ahora es tiempo para la polémica.

Un saludo.

domingo, 15 de mayo de 2016

RENDIRSE NO ES UNA OPCIÓN

No voy a esconder a estas alturas que soy madridista. Madridista hasta extremos no recomendables para la salud. Mi propósito en esta entrada es hablar del Real Madrid sin hacerlo realmente. Me dispongo a poner ejemplos tanto en deporte como en arte de una de las características que identifican al club blanco, la de no rendirse nunca.

En deporte propongo dos ejemplos, uno en fútbol y otro en atletismo.

En la final de la Copa de Europa de 1999 entre el Bayern de Múnich y el Manchester United se había llegado al final del tiempo reglamentado con victoria momentánea por 1-0 de los bávaros. En los tres minutos del tiempo añadido los ingleses fueron capaces de remontar el resultado.




El final de ese partido nos dejó imágenes impactantes. El árbitro del partido, Pierluigi Collina intentando levantar a los hundidos jugadores del Bayern para poder continuar el encuentro, mientras los ingleses celebraban un triunfo inimaginable solo unos minutos antes. 



En otra ocasión casi legendaria, el corredor Eric Liddell tomó parte en una competición entre Escocia, Inglaterra e Irlanda en Julio de 1923.

Participó en la carrera de 440 yardas y en los primeros momentos cayó al suelo, perdiendo la estela del resto de los competidores. Liddell se levantó y corrió como si su vida dependiera de ello. El "escocés volador" fue recuperando la ventaja de sus rivales hasta conseguir llegar a la meta en primer lugar derrumbándose exhausto al romper la cinta.


El que fuera posteriormente campeón olímpico en París 1924 corría con la cabeza para atrás y la boca abierta, dando siempre la sensación agónica que hacía más emotivas sus victorias al modo que después lo hicieran Zatopek o Radcliffe. Esta carrera, así como su historia fue narrada por la magnífica película Carros De Fuego dirigida por Hugh Hudson y con la inmortal música de Vangelis.

En arte contaré la historia del retrato de Scipione Borghese.

El cardenal Scipione Borghese encargó un retrato en mármol a Gian Lorenzo Bernini.

Cuando Bernini tenía casi terminado el busto, se dio cuenta de una gran imperfección del mármol en la frente del cardenal. Esa imperfección podría convertirse en un grieta y dar al traste con todo el trabajo, y por lo tanto con su reputación de escultor.

Así que decidió no darse por vencido y ponerse a trabajar en un segundo busto que terminó en quince días con sus noches, según su biógrafo Baldinucci (según cuenta su hijo Domenico fueron sólo tres).



Cuando Bernini mostró al cardenal su primer busto, con la imperfección del mármol, éste no pudo reprimir un gesto de desencanto. En ese mismo momento Bernini le descubrió el segundo retrato, la alegría que demostró Borghese sacó a la luz la decepción que le había supuesto el primer busto.

Estos dos bustos pueden ser admirados uno al lado del otro en La Galleria Borghese en Roma, junto con una gran cantidad de esculturas de Bernini que son de obligada visita a todos los que van a la ciudad eterna.

Como consecuencia a todo esto termino con la conclusión de que, como John Ford (lo que nos descubrió @MrSambo92 en La Galerna Madridismo y John Ford), Bernini era claramente madridista.

Estas cosas suceden muy de vez en cuando pero siempre hay que perseguirlas, lo que no es justificable es rendirse, bajar los brazos y esperar el final.

El señorío es morir en el campo.

Un saludo.






martes, 12 de abril de 2016

EL VIEJO MAESTRO DE AJEDREZ, NUESTRO ATTICUS FINCH

Hay un personaje de la literatura y el cine que ha servido de ejemplo a mucha gente, principalmente en Estados Unidos. Se trata de Atticus Finch, el abogado sureño de la novela de Harper Lee "Matar a un ruiseñor", encarnado inmejorablemente en la pantalla por Gregory Peck en el film de Robert Mulligan.

Si alguien no conoce ni el libro o la cinta le exhorto a hacerlo lo antes posible. Es imprescindible. El personaje de Atticus es un compendio de todas las virtudes que ha de tener una persona. Recto pero comprensivo, amable, educado y sobre todas las cosas íntegro y justo. La historia está narrada por su hija Scout, y la visión infantil hace más ejemplarizante la figura de Atticus.





Yo conocí la obra de Harper Lee de mayor. Y tuve la sensación de que Atticus Finch era una figura familiar para mí. Todos esos valores que personificaba los había tenido en casa. Y al ver la película no podía menos que recordar a mi abuelo.

El señor Tortosa, como todo el mundo le conocía en lo que entonces era el poblado ENASA, daba clases de ajedrez a los niños en el colegio del barrio. Siempre con sombrero para cuidar su calva (alopecia heredada con orgullo por mi parte), era serio y sereno hasta que le molestabas de verdad y amenazaba con darte un capón, o hasta que su Atleti pasaba el balón hacia atrás, entonces le gritaba a la TV enfadado, pero nunca llegaba a perder los nervios, cosa que yo nunca podré conseguir.


Siempre se consideró comunista, militaba en el partido, uno de tantos que se había creído la utopía. Jamás preguntó a nadie sobre sus ideas a la hora de ayudarles en cualquier causa que él considerara justa. Cada vez que iba con él por el barrio le paraban a cada poco para hablar con él, saludarle o darle las gracias por cualquier cosa que hubiera hecho en la asociación de vecinos. Entonces yo me sentía lleno de admiración y orgullo por mi abuelo, como Scout lo estaba de su padre en la novela.

Al casarse por tercera vez dejó de vivir en el barrio y aunque seguía yendo al club a jugar su partiditas de ajedrez periódicamente, ya se iba haciendo viejo. A los pocos años llegó el momento en que no quiso volver. Siempre había sido un presumido y no podía soportar que la gente viera que no era el hombre dinámico y solícito de antes.

Una mañana de invierno recibí la noticia de su muerte, lloré como un niño, el que siempre seré ante él. Como Scout. Se había ido serenamente de noche, tras haber estado reproduciendo unas partidas de la revista Jaque, haciendo lo que más le gustaba en la vida. Con su amado ajedrez.

En sus últimos días habíamos querido convencerle muchas veces de que volviese, que diera con nosotros el último de esos paseos por el barrio. No pudo ser, no pudo recibir una última vez el cariño de la gente del poblao. Ese cariño que pudimos recoger por él tras su muerte en un homenaje póstumo. Ese día lo recuerdo muy especialmente. Al terminar de leer un texto en su honor y ahogado por la emoción me di cuenta de todo lo que había dado a tanta gente cuando la sala llena de gente aplaudió durante un largo rato su memoria, hasta hubo quien pidió poner su nombre a alguna calle. Poca gente hizo tanto por Ciudad Pegaso.


Le echamos mucho de menos.

Perdonad que hoy no haya habido mucho deporte, pero no podía dejar de hacer esta entrada.

Un saludo.

martes, 5 de abril de 2016

PERIODISTA O PERSONAJE, ¿A QUIÉN ENGAÑA ROBERTO GÓMEZ?

Con la llegada del siglo XX y las vanguardias el público en general tiene la impresión de que ya no entiende el arte y que esas manchas en los lienzos las puede hacer un niño. Todo eso forma parte de una ficción. Esa ficción consiste en pensar que entienden los cuadros por la simple razón de que reconocen las figuras. Es tan inextricable para un lego en iconografía clásica del Quattrocento La
Primavera de Botticelli como cualquier cuadro de Pollock.





Dentro de esa ficción encontramos el tópico irreal del pintor genial ignorante en todo lo demás, incluso en dibujo clásico, que pinta arte abstracto y que gracias a una moda absurda e inexplicable para el gran público vende sus obras por grandes millonadas. Nadie da duros a pesetas. Y aunque a veces nos sea inexplicable cómo se paga tanto dinero por un cuadro o por qué una instalación hecha de cajas de detergente está en un museo, suele haber un trabajo grande de investigación estética detrás para llegar a esos resultados.

Ha habido artistas que han fomentado ese tópico haciendo creer que apenas leen y que sólo saben hacer eso. Basquiat, pese a provenir de una familia de clase media fomentó una imagen de desarraigo que ayudaba a su estilo casi graffitero.


Incluso Fellini, pese a que puso de manifiesto su vasta cultura en tantas referencias en su cine, siempre comentaba que él no era ningún intelectual. Los críticos hablaban de todas las referencias que había en su 8 y 1/2 y él se divertía negándolas. Decía que era un honor que pensaran eso de él, pero que él no era más que un artesano del cine que venía de las revistas humorísticas de la Roma de la posguerra.


Pues ese caso, creo que lo tenemos en el periodismo deportivo patrio.

Hay una presencia casi inevitable en las tertulias deportivas tanto de TV como de radio. Roberto Gómez aparece una y otra vez. Viendo sus errores es evidente que no lo contratan por sus aciertos o datos. Creador de un tipo de personaje que ha sido copiado por otros muchos periodistas como Manolete o François Gallardo, es capaz de decir una opinión y su contraria en un mismo programa. Pero el espectáculo que da tiene muchos seguidores. De hecho @luisete66 es el culpable de que esté escribiendo esta entrada, fiel seguidor de Roberto Gómez.



Y cuando digo que es creador de un personaje es que pienso que Roberto Gómez no es realmente como aparece en las tertulias o escribe en un artículo. Según comentan otros compañeros de profesión no es como se nos muestra en pantalla o las ondas.

Pienso que ha creado ese personaje para tener un sitio propio en esas tertulias que lo necesitan a modo de bufón. Y hace tan bien su papel que trasciende el medio. Hay una página en Facebook que clama por su expulsión del periodismo deportivo (enlace), o cuenta parodia en twitter (enlace).

El problema no es Roberto Gómez, o al menos no es solo él. El problema está en el modo de hacer
periodismo deportivo que hay en España de un tiempo a esta parte. No se habla casi nada del juego, en las tertulias se encuentran muy pocos especialistas dispuestos a hablar de lo que sucede técnica y tácticamente dentro del campo, y cada vez parecen más programas del corazón que futbolísticos.

Roberto Gómez y otros se aprovechan de semejante oportunidad para ganarse el sueldo y según cuentan las malas lenguas invitaciones a cenar en Chistu o El Asador Donostiarra casi a diario.

¿Todavía queda alguien con valor para llamarlo tonto?

Un saludo.


miércoles, 30 de marzo de 2016

COPIAS, BUENAS COPIAS. HOMENAJES, MALOS HOMENAJES

En el mundo del arte se han hecho muchas copias. Normalmente estas copias no pasan a la posteridad a no ser por la relevancia del copista, o que no exista el original. De las segundas ya hablamos en la entrada EL DEPORTE Y SU IMPORTANCIA PARA LA ESCULTURA CLÁSICA y de las primeras os traigo el ejemplo de una copia de Rubens a un cuadro de Caravaggio.


Es muy interesante ver cómo Rubens copia el cuadro dándole su toque particular, con su manera de trazar y añadiendo pequeñas diferencias haciendo más luminosa la figura de Cristo.

Además de las copias hay homenajes, como este de Francis Bacon al Inocencio X de Velázquez. Curiosamente, Bacon nunca vio en vivo el retrato original, sin embargo fue para él de una ascendencia enorme. Cambiando totalmente la estética hace más bien un tributo al original, que no acaba aquí sino que lo completa con una serie de distintas versiones que pintó a lo largo del tiempo.



Hay buenas y malas copias, lógicamente. Y también hay homenajes buenos y malos.

Sabiendo la situación crítica de la salud de Johan Cruyff, los jugadores del Barcelona quisieron hacer un homenaje en vida al ex jugador holandés, recreando su famoso penalti indirecto.



Independientemente de la buena fe de los integrantes del Barça, que no pongo en duda, los homenajes han de hacerse con la calidad que merece el homenajeado, que en este caso es mucha. Cosa que pienso que en absoluto consiguieron los homenajeadores.


Comparemos ambos penaltis. 

En el original, al hacer el pase, el mismo Cruyff se queda tras la línea del balón, ya que si se adelanta queda en fuera de juego e inhabilita la ventaja que se consigue al hacer el pase, que es tener un dos contra portero. Así es como se resuelve el penalti del Ajax.

Cuando digo que no hay gran ventaja al pasar sin más es porque una vez que el portero sale tapa más ángulo y pese a que el balón está más cerca de puerta hay menos espacio para hacer gol. Véase GEOMETRÍA PARA IMPEDIR EL GOL.

En el penalti de Barcelona Messi continúa avanzando por delante de la línea de balón e impide la devolución de Suárez que tiene que rematar a puerta ante la salida del portero del Levante, complicando la consecución del gol. Aunque resuelve bien, como es predecible en un delantero de tal calidad.

Lógicamente el homenajeado se sintió emocionado, pero si el portero llega a acertar en la salida, el homenaje hubiera quedado en ridículo. Y eso es algo que jugadores con el innegable talento de Messi y Suárez podrían haber evitado aprendiendo del maestro. Siempre hay alguien de quien aprender.

Descanse en paz Johan Cruyff.

Un saludo.




martes, 15 de marzo de 2016

REUNIR A LOS MEJORES EN UNA CIUDAD SIEMPRE ES BUENA IDEA

Reunir a los mejores en el gobierno y en la propaganda siempre fue un objetivo de los reyes. El primero que quiso rodearse de los mejores fue Alejandro Magno. Era importante que todas las imágenes que hubiera de él fueran hechas por los mejores y por eso llamó a su lado a Apeles como pintor y Lisipo como escultor.


Sobre Lisipo ya comenté un poco en la entrada EL DEPORTE Y SU IMPORTANCIA PARA LA ESCULTURA CLÁSICA y además os dejo ahora una pequeña reseña del que fue mi profesor Miguel Ángel Elvira: Lisipo, escultor de Alejandro.

Sobre Apeles y su relación con Alejandro llegó como mito al barroco, de su relación con Velázquez y Las Meninas hablaré en algún otro momento.

El ejemplo de Alejandro fue tomado por posteriores mandatarios, y como señores de la Toscana, los Medici también quisieron rodearse de los mejores. La gran revolución artística sucedida en Florencia a cargo de Brunelleschi, Masaccio y Donatello hizo que todos los artistas importantes llegaran allí para aprender y poner su trabajo al servicio de la ciudad.



El hecho de que la comunidad artística florentina fuera tan extraordinaria hizo que la evolución fuera extraordinaria y que se produjeran obras extraordinarias para clientes que de otra forma no hubieran podido tener acceso a semejantes artífices.

En el mundo del deporte también se ha intentado reunir a los mejores en un mismo lugar. Tanto individualmente, en los Centros de Alto Rendimiento, como por equipos. Esa iniciativa de tener a los mejores equipos en una ciudad para competir por un título fue recogida por el torneo universitario de baloncesto de la NCAA. The Final Four ("Los últimos cuatro" la traducción torpe de "Final a cuatro" es directamente lamentable) es una oportunidad magnífica para ver lo mejor en pocos días y crear un ambiente perfecto. Esa concentración y las eliminatorias a partido único hacen que los pequeños den lo máximo porque supone la oportunidad perfecta para las sorpresas.

Este formato (en sede única y con 8 equipos) ha sido tomado por la ACB y LNFS para sus torneos de Copa, y el acierto no puede ser mayor.

El último fin de semana ha tenido lugar en Guadalajara la COPA DE ESPAÑA DE LA LNFS, y voy a contar mis impresiones.

Primero de todo, Inter me parece justo campeón. Pese a las quejas al arbitraje, en algunos casos merecidas, en otras no, en el cómputo general del torneo ha sido el mejor, aunque eso no te garantice nunca el título.


Remarcable la competición de El Pozo Murcia, por encima del tercer grande, el Barça. Con un gran rendimiento y peleando la final hasta el último segundo pese a la gran diferencia de plantilla con Inter. Y también hacer mención especial a Aspil Vidal Ribera Navarra, en el que Pato ha conseguido un gran bloque con un juego dinámico y atrevido que hizo un gran partido contra El Pozo.

La única decepción ha sido CatGas Santa Coloma, sobre todo por su falta de implicación defensiva, que a estos niveles te lleva sin remedio a la derrota. Imperdonable sobre todo cuando no te cruzas en cuartos con ninguno de los grandes.

Arbitraje. Nivel bastante decente, con bastantes "peros". Aún es importante la predisposición (creo que involuntaria) a desequilibrar la balanza hacia los favoritos. Y en los partidos entre los grandes a equilibrar el número de faltas.

Por otro lado me sorprendió mucho la excesiva permisividad en la defensa con las manos. Ha sido muy difícil durante toda la copa saber dónde estaba el límite entre lo que era falta y lo que no.

Y un tema que no es estrictamente de arbitraje. ¿Cuándo se decidirá la liga a señalizar la línea de cinco metros para saber hasta dónde se puede adelantar el portero en los lanzamientos de 10 metros? Y además de eso. Si todo el mundo en el pabellón ve que los porteros se adelantan en el lanzamiento, ¿por qué los árbitros, que también lo han visto, no hacen repetir el lanzamiento? ¿Falta de personalidad? Creo que sí.

En lo individual la Copa ha tenido un protagonista inesperado, inesperado hasta el último instante. Alex González, que con Burela había eliminado a Inter en la Copa de 2015, tuvo que sustituir en semis al portero internacional de Inter Jesús Herrero, y aunque un poco dubitativo cumplió ante su ex-equipo. Y es que la exigencia en Inter no es comparable a la de ningún otro equipo en el fútbol sala español. La final sí la disputó desde el inicio. Su figura fue creciendo a lo largo del partido hasta que salvó a su equipo del empate en el último instante del encuentro. Ahí hay portero para rato, la prueba de fuego mental y de carácter la ha pasado con nota.



Personalmente ha sido una copa muy especial. Es la primera que he podido seguir casi a pie de pista, eso me ha permitido sentir el ritmo del juego, que ha sido espectacular durante todo el torneo. Y además rodeado de verdaderos expertos con los que he tenido el privilegio de compartir todo el torneo. Gracias a David Rodríguez, Antonio Pulido y Mario Sobrino (de La Pelota No Se Mancha y Vavel.com) y Diego Doval, ha sido una experiencia inolvidable.

Un saludo.




martes, 8 de marzo de 2016

PIONERAS

Yo no suelo utilizar las fechas como la de hoy, 8 de marzo, para aprovechar el tirón de la efemérides. Sin embargo ya tenía preparada ésta, por lo tanto me he decidido a publicarla.

Siempre fue difícil hacerse hueco en mundos eminentemente masculinos como el del arte o el deporte. Desde los primeros momentos de la humanidad el arte y el deporte fueron coto privado de los hombres. El arte desde el paleolítico era patrimonio de chamanes y sacerdotes, mientras que las prácticas "deportivas" emparentadas directamente con la caza y el paso de la pubertad masculina estaban completamente prohibidas a las mujeres. Tan es así que en los Juegos Olímpicos de la antigua Grecia no sólo tenían prohibida su participación sino que tampoco podían estar en las gradas como espectadoras.

Especialmente en el deporte, cuya naturaleza física y de equipo hacía que la participación femenina en los eventos generales fuera casi imposible. Y nadie a lo largo de los siglos ni siquiera pensaba en competiciones exclusivamente femeninas.

Poco a poco, muy poco a poco, empezaron a aparecer mujeres practicantes de deporte. En el entorno anglosajón (¿dónde si no?) a finales del siglo XIX ya se crearon clubes femeninos tanto de golf como de tenis.

De hecho, la primera campeona olímpica fue la británica Charlotte Cooper en los JJ.OO. de París, 1900. Ganó la competición de tenis individual femenina y la de dobles mixtos con su compatriota Reginald Doherty. Fueron las únicas competiciones con participación femenina en esos juegos.

 
A medida que pasaban las ediciones de los juegos se iban ampliando el número de deportes con competición femenina. Hasta que llegó el momento que para mí es el de la mayoría de edad del deporte femenino, los JJ.OO de Los Ángeles 1984. Por fin entra dentro del calendario olímpico la Maratón femenina. Con dos grandes protagonistas: Joan Benoit y Gabriela Andersen-Schiess.

Joan Benoit se convirtió en la primera campeona olímpica de maratón.



Sin embargo todos los que vimos esa carrera recordamos la llegada a la meta de la suiza Gabriela Andersen-Schiess. Casi al final de la carrera, Grabriela debido a la deshidratación y al grandísimo esfuerzo en un día caluroso, comenzó a sufrir calambres. Pese a ello quería terminar la carrera, su única oportunidad de finalizar una maratón olímpica, rechazando cualquier tipo de ayuda, que le hubiera supuesto la inmediata descalificación.

La terminó, convirtiéndose en un icono de la perseverancia y el esfuerzo en el mundo del deporte.


En el mundo del arte también siempre ha sido eminentemente masculino, sin embargo había alguna posibilidad más para las mujeres, sobre todo en el mundo de la pintura. Ya en en el Renacimiento nos encontramos con Sofonisba Anguissola, perteneciente a una familia noble de Cremona, y gracias a que su padre Amilcare Anguissola quiso que sus hijas tuvieran una buena formación en artes y letras, pudo dedicarse por entero a la pintura. Estuvo de aprendiz de Bernardino Campi de quien tomo el gusto por el retrato.

Consiguió ser bastante reconocida en su época, llegó a tener contacto con Miguel Ángel y es citada como "excelentísima en la pintura" por Giorgio Vasari en sus "Vidas" donde también aparecen sus hermanas Lucía y Europa. Ya conocida se desplaza a Milán donde hace un retrato del duque de Alba que la recomendó a Felipe II. Sofonisba pasa los siguientes años haciendo retratos para la familia real española, el más famoso de ellos el del propio monarca, que se exhibe en el Museo del Prado.


 Pasó sus últimos años de vida de nuevo en Italia donde murió a los noventa años reconocida y aclamada por todos.





Su testigo fue recogido por Artemisa Gentilleschi. Hija del pintor Orazio Gentilleschi, pudo dedicarse a la pintura del mismo modo que Sofonisba debido a su especial situación familiar. Era la que más talento tenía de todos los hermanos de la familia y empezó a trabajar en el taller de su padre.

Creció en el entorno del caravaggismo romano tomando ese estilo como propio, con grandes efectos teatrales. Su padre la confió a un preceptor privado, Agostino Tassi, que la violó. Su padre lo denunció ante el tribunal papal. Artemisia fue torturada para verificar sus acusaciones, y de ello queda testimonio en las actas del proceso. Tassi fue condenado a un año de prisión. De ahí que la vida de Artemisia sea interpretada más aún en clave feminista. No es difícil interpretar en su Judit y Holoferness un deseo enlazado con este episodio de su vida.



Artemisia fue considerada uno de los mejores pinceles de su época, tuvo grandes encargos y su influencia en todo el barroco napolitano es muy marcada. Luchó por no solo abrirse camino sino por destacar en un mundo que estaba casi vetado a las mujeres. El historiador del arte Roberto Longhi llamó la atención sobre ella a la crítica en la década de 1910.


La figura de Artemisia ha sido reivindicada en clave feminista siempre. Sin embargo me parece simplista. Tanto Artemisia como Sofonisba merecen estar, y de hecho están, en la Historia del Arte por merecimiento propio, no por el hecho de ser pioneras femeninas en un mundo masculino. 

Un saludo.







miércoles, 2 de marzo de 2016

RIVALIDADES PARALELAS (Lewis vs Powell, Bernini vs Borromini)


En una de las entradas anteriores les contaba la historia de Bob Beamon y su estratosférico salto en los Juego Olímpicos de México en 1968. Pues bien, unos 15 años después, en 1983, emergió como estrella mundial un muchacho que parecía que podría batir ese récord. Su nombre era Carl Lewis.

Fue apodado el "hijo del viento" y ese mismo año ganó los títulos mundiales de 100 m., salto de longitud y relevos 4 x 100 m. en los primeros campeonatos del Mundo en Helsinki. Al año siguiente consiguió repetir en Los Ángeles la gran gesta de Jesse Owens en Berlín, ganar cuatro oros olímpicos en unos JJ.OO. Se convirtió en una estrella que sobrepasaba el ámbito del atletismo y del deporte. Era el atleta perfecto, de personalidad arrolladora y abanderado contra el dopaje (de eso se podría hablar mucho y no bien) además de gran dominador de las grandes competiciones en todas las distancias de la velocidad.

Durante una buena parte de años fue completamente imbatible en el salto de longitud, pero no había podido con el récord de Beamon, aunque todo el mundo lo veía como el elegido para hacerlo. Le salieron tres grandes competidores, el soviético Robert Emmiyan, que llegó a saltar en una ocasión 8.86 m., y los también estadounidenses Larry Myricks y Mike Powell.

De entre ellos Powell era el que competía mejor y el más regular en sus enfrentamientos con Lewis. En el campeonato del Mundo de Pekín en 1991 todo estaba preparado para que el concurso de salto de longitud fuera el mejor de la Historia. Y vaya si lo fue...



En la competición más impresionante de la Historia del atletismo mundial hasta aquella fecha, Powell, contra todo pronóstico, batía el récord de Beamon en 5 cm., mientras que Lewis "solo" pudo hacer el mejor concurso de la Historia del salto de longitud, con cuatro saltos por encima de 8.80 (uno de 8.91 que mejoraba el de Beamon pero que no computó para marca personal por exceso de viento), un nulo y otro de 8.68. Impresionante pero insuficiente.

El récord de Powell sigue vigente, ya es más viejo que el de Beamon, y no hay esperanza cercana de que sea batido. Pedroso quizás lo hubiera podido batir en los 90 de haber encontrado alguien de su nivel en el camino, pero no fue así.

Pues hay otra rivalidad en la Roma del siglo XVII que me recuerda a la de Lewis y Powell. La de Gian Lorenzo Bernini y Francesco Borromini.

Gian Lorenzo Bernini fue posiblemente el artista más célebre del barroco. Hijo de artista, su precocidad a la hora de esculpir mármol es legendaria. Siempre en contacto con las grandes familias romanas desde la niñez, era el que realizaba todos los grandes encargos en la ciudad papal, tanto en escultura como en arquitectura. Un genio de talento privilegiado capaz de realizar obras maestras tanto en pintura como en escultura o arquitectura al modo de los"uomini universali" del Cinquecento. La Roma barroca es incomprensible sin Bernini.





De Borromini les hice una referencia en una de mis primeras entradas GEOMETRÍA PARA IMPEDIR EL GOL. La falsa perspectiva es suya, está en Roma, en el Palazzo Spada.



Borromini había llegado desde el norte a Roma. Arquitecto de nuevas ideas,
siempre había quedado en un segundo plano en los encargos de las grandes familias. Sin embargo le llegó su oportunidad con la llegada al papado de Inocencio X, (sí, el de Velázquez). Se le encargó un proyecto para la Fuente de los Cuatro Ríos y la iglesia de Santa Inés en la plaza Navona.

Aunque ya había presentado el proyecto, finalmente la fuente le fue encargada a Bernini.


Lo que relato a continuación no deja de ser supuesto y legendario, no hay pruebas de que así ocurriera, sin embargo parece bastante verosímil.
Bernini diseño la fuente sabiendo que la iglesia iba a ser de Borromini. Una de las figuras de la fuente, la personificación del Río de la Plata, alza los brazos temerosamente ante el posible derrumbamiento de la iglesia, entonces en construcción. Como burla a costa de la fama de arquitecto extravagante y norteño de Borromini. 


Sin embargo, Borromini era perfectamente conocedor del proyecto, y sabía que tenía un grave problema. La presión del agua no era suficiente para que la fuente funcionara. Era necesario condenar una pequeña fuente en otro punto de la ciudad. Lógicamente, ese estudio lo guardaba completamente en secreto. Bernini sospechaba de Borromini, debido a su rivalidad. Y para recabar información sobre él, consiguió que se introdujera en la casa de Borromini como criada una de las mujeres de su servicio, que descubrió el error de la fuente.

El día en que el Papa tenía que visitar la fuente, Bernini se disculpó diciendo que todavía no estaba terminada. Cuando el Papa se iba a ir dando su bendición, empezaron a manar los chorros de agua de tan espectacular fuente. Bernini era muy dado a estos efectos teatrales, con él se ganó el favor del nuevo Papa y le ganaba otra partida a Borromini. 

Borromini, pequeño consuelo, mandó erigir una escultura de Santa Inés en lo alto de la iglesia, justo enfrente del Río de la Plata. Le daba a entender que se tranquilizara, que no había ningún peligro de derrumbe.


Aunque Borromini había quedado eclipsado por el genio universal de Bernini, a partir de entonces tuvo una gran cantidad de encargos. De los cuales hay dos que considero las obras arquitectónicas más hermosas de la Cuidad Eterna, solo por debajo del Panteón:

San Carlo alle Quattro Fontane




Y Sant'Ivo alla Sapienza









La impronta de Borromini en la arquitectura posterior es muchísimo mayor que la de Bernini. No es el récord del mundo de salto de longitud, pero menos da una piedra.

Un saludo.