martes, 15 de marzo de 2016

REUNIR A LOS MEJORES EN UNA CIUDAD SIEMPRE ES BUENA IDEA

Reunir a los mejores en el gobierno y en la propaganda siempre fue un objetivo de los reyes. El primero que quiso rodearse de los mejores fue Alejandro Magno. Era importante que todas las imágenes que hubiera de él fueran hechas por los mejores y por eso llamó a su lado a Apeles como pintor y Lisipo como escultor.


Sobre Lisipo ya comenté un poco en la entrada EL DEPORTE Y SU IMPORTANCIA PARA LA ESCULTURA CLÁSICA y además os dejo ahora una pequeña reseña del que fue mi profesor Miguel Ángel Elvira: Lisipo, escultor de Alejandro.

Sobre Apeles y su relación con Alejandro llegó como mito al barroco, de su relación con Velázquez y Las Meninas hablaré en algún otro momento.

El ejemplo de Alejandro fue tomado por posteriores mandatarios, y como señores de la Toscana, los Medici también quisieron rodearse de los mejores. La gran revolución artística sucedida en Florencia a cargo de Brunelleschi, Masaccio y Donatello hizo que todos los artistas importantes llegaran allí para aprender y poner su trabajo al servicio de la ciudad.



El hecho de que la comunidad artística florentina fuera tan extraordinaria hizo que la evolución fuera extraordinaria y que se produjeran obras extraordinarias para clientes que de otra forma no hubieran podido tener acceso a semejantes artífices.

En el mundo del deporte también se ha intentado reunir a los mejores en un mismo lugar. Tanto individualmente, en los Centros de Alto Rendimiento, como por equipos. Esa iniciativa de tener a los mejores equipos en una ciudad para competir por un título fue recogida por el torneo universitario de baloncesto de la NCAA. The Final Four ("Los últimos cuatro" la traducción torpe de "Final a cuatro" es directamente lamentable) es una oportunidad magnífica para ver lo mejor en pocos días y crear un ambiente perfecto. Esa concentración y las eliminatorias a partido único hacen que los pequeños den lo máximo porque supone la oportunidad perfecta para las sorpresas.

Este formato (en sede única y con 8 equipos) ha sido tomado por la ACB y LNFS para sus torneos de Copa, y el acierto no puede ser mayor.

El último fin de semana ha tenido lugar en Guadalajara la COPA DE ESPAÑA DE LA LNFS, y voy a contar mis impresiones.

Primero de todo, Inter me parece justo campeón. Pese a las quejas al arbitraje, en algunos casos merecidas, en otras no, en el cómputo general del torneo ha sido el mejor, aunque eso no te garantice nunca el título.


Remarcable la competición de El Pozo Murcia, por encima del tercer grande, el Barça. Con un gran rendimiento y peleando la final hasta el último segundo pese a la gran diferencia de plantilla con Inter. Y también hacer mención especial a Aspil Vidal Ribera Navarra, en el que Pato ha conseguido un gran bloque con un juego dinámico y atrevido que hizo un gran partido contra El Pozo.

La única decepción ha sido CatGas Santa Coloma, sobre todo por su falta de implicación defensiva, que a estos niveles te lleva sin remedio a la derrota. Imperdonable sobre todo cuando no te cruzas en cuartos con ninguno de los grandes.

Arbitraje. Nivel bastante decente, con bastantes "peros". Aún es importante la predisposición (creo que involuntaria) a desequilibrar la balanza hacia los favoritos. Y en los partidos entre los grandes a equilibrar el número de faltas.

Por otro lado me sorprendió mucho la excesiva permisividad en la defensa con las manos. Ha sido muy difícil durante toda la copa saber dónde estaba el límite entre lo que era falta y lo que no.

Y un tema que no es estrictamente de arbitraje. ¿Cuándo se decidirá la liga a señalizar la línea de cinco metros para saber hasta dónde se puede adelantar el portero en los lanzamientos de 10 metros? Y además de eso. Si todo el mundo en el pabellón ve que los porteros se adelantan en el lanzamiento, ¿por qué los árbitros, que también lo han visto, no hacen repetir el lanzamiento? ¿Falta de personalidad? Creo que sí.

En lo individual la Copa ha tenido un protagonista inesperado, inesperado hasta el último instante. Alex González, que con Burela había eliminado a Inter en la Copa de 2015, tuvo que sustituir en semis al portero internacional de Inter Jesús Herrero, y aunque un poco dubitativo cumplió ante su ex-equipo. Y es que la exigencia en Inter no es comparable a la de ningún otro equipo en el fútbol sala español. La final sí la disputó desde el inicio. Su figura fue creciendo a lo largo del partido hasta que salvó a su equipo del empate en el último instante del encuentro. Ahí hay portero para rato, la prueba de fuego mental y de carácter la ha pasado con nota.



Personalmente ha sido una copa muy especial. Es la primera que he podido seguir casi a pie de pista, eso me ha permitido sentir el ritmo del juego, que ha sido espectacular durante todo el torneo. Y además rodeado de verdaderos expertos con los que he tenido el privilegio de compartir todo el torneo. Gracias a David Rodríguez, Antonio Pulido y Mario Sobrino (de La Pelota No Se Mancha y Vavel.com) y Diego Doval, ha sido una experiencia inolvidable.

Un saludo.




2 comentarios:

  1. Añado para despistados como yo que se olvidaron de ponerla en TDP, se pueden volver a ver los partidos en la sección a la carta. En enlace para los de fútbol sala es http://www.rtve.es/alacarta/videos/futbol-sala/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rojo. Como los tengo grabados ni siquiera había pensado en ello. ¿Te has enganchado definitivamente al fútbol sala? Me alegro, lo disfrutarás.

      Eliminar