viernes, 21 de octubre de 2016

EL BAYERN DE GUARDIOLA Y LOS MALOS FINALES


¿Cuántas veces nos ha pasado que al ver una película nos ha decepcionado el final?

Yo estaba disfrutando mucho del primer Superman (con Cristopher Reeve) cuando de repente hay un giro en los acontecimientos y pasa esto.


Pensé: ¿Cómo? me encantaría saber qué se han tomado los guionistas.

En otros casos sucede, como con mi adorada Cantando Bajo la Lluvia en la que no me cuadra la parte final de grandes números musicales, aunque puedo admitir que es una consideración bastante personal, y aunque tenga joyas como ésta.




También sucede que siempre que nos hablan de una película, obra de teatro o de arte en términos muy elogiosos se nos crea una expectativa. Cuando vemos esa obra finalmente a veces nos resulta decepcionante porque esperábamos ver algo realmente excepcional cuando no lo es,  o al menos no nos lo parece. Algo Pasa Con Mary me la recomendaron como algo desternillante, solo esbocé una leve sonrisa al saber que el novio de Mary era Brett Favre.

Pues bien, esto sucede con el Bayern de Guardiola. La directiva del equipo bávaro contrata a Guardiola siendo campeón de todo. La expectativa creada al mundo del fútbol en general, no sólo a la afición muniquesa, era de que el Bayern iba a mantener su hegemonía en Europa, y por tanto en el mundo, por unos cuantos años.

Sin embargo, aunque su dominio del fútbol alemán siguió siendo abrumador, como de costumbre, sus asaltos a la Copa de Europa fueron irremediablemente infructuosos, siendo eliminado siempre en semifinales.






¿Fue o no un fracaso? Según sus declaraciones, para Guardiola, no. Ni tampoco para sus aclamadores, pero parece que la directiva del Bayern y sus aficionados no pensaban igual. ¿Por qué si no iban a contratar a Ancelotti teniendo al mejor entrenador del mundo en el equipo? Si haces una magnífica película y el final es fallido, ¿se puede decir que es una obra maestra?

 A final de cuentas para qué habían contratado a Guardiola, ¿solo para ganar la liga alemana? Me temo que no.

Bueno, hablando de finales, nadie es perfecto. Ni siquiera Guardiola.



Saludos.



2 comentarios:

  1. Esto es relevante para la entrada: https://www.youtube.com/watch?v=LgyClkr4IjM

    De acuerdo con la entrada. El Bayern venía de ganar la Champions, después de haber perdido la final al menos una vez y con Pep no sólo es que dejan de llegar a la final, sino que pierden las semifinales por goleadas. Tras ser un equipo siempre favorito para ganarla, en su última temporada no recuerdo que sonara tanto como con Heynckes. Eso es bajar de nivel.

    Todavía más gracia me hizo ─ tuve que dejar lo que estaba haciendo para reírme ─ fue lo de hace dos días diciendo que el City lleva 35 años fuera de Europa. Pero hombre, que la temporada pasada hizo su mejor campaña europea llegando a semifinales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he citado al City aquí porque no lo creo relevante, pero la capacidad para echarle la culpa al empedrado es asombrosa.
      Además no son comparables las plantillas de Bayern y City, el reto actual es de otras dimensiones y para un plazo más largo.

      Eliminar