lunes, 22 de febrero de 2016

APOCALÍPTICOS E INTEGRADOS. ¿POR QUÉ NO SE UTILIZAN LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS EN EL FÚTBOL?

Hace unos días ha fallecido el gran Umberto Eco. Una de sus tesis, en los 60, se trataba grosso modo de una clasificación de la gente a la hora de su opinión con respecto a las artes y los medios de producción masiva.

Los dividía en apocalípticos e integrados. Los apocalípticos serían aquellos que tratan como kitcsch todo aquella obra que no se disfruta en su lugar y momento originales. Es decir, la única manera de disfrutar en plenitud una ópera es en un teatro y no a través de la TV, aborreciendo todo el arte difundido por los medios de masas.

Al contrario, los integrados estarían de acuerdo con esta propagación del arte por estos medios para que pueda ser conocido y disfrutado por una mayor cantidad de gente. Estarían de acuerdo con la democratización del arte y la cultura.


Pensando en esta tesis me ha venido a la cabeza una diferenciación entre deportes. Por un lado los que han ido a la cabeza en la informatización de sus datos y sus métodos, y por otro los que se han quedado anclados ante la revolución tecnológica.

A la cabeza de los primeros está el Football (fútbol americano). Desde hace muchos años están conectados los entrenadores con el QB por micrófono. Se revisan las jugadas por vídeo y las muestran en los banquillos a los jugadores. Fueron pioneros en esto. El baloncesto también ha ido muy adelantado en la gestión estadística de los datos. A este tipo de estudios el fútbol o el rugby llegaron con cierto retraso.

Donde hay aún una gran diferencia en cuanto al uso de las nuevas tecnologías es el arbitraje. En el fútbol americano o el rugby el árbitro se dirige a la grada y a los telespectadores para explicar cada decisión que se toma, y se utiliza el vídeo para clarificar cualquier jugada que pueda resultar polémica. En el tenis no creo que nadie ponga ningún pero a la utilización del Ojo de Halcón.

Sin embargo, en el fútbol no sólo se impide la utilización de tecnología a los árbitros, sino que se crea la figura del juez de área (que alguien me diga una sola decisión de éstos en algún partido) perfectamente prescindible y sustituible por una cámara.

Algunos ponen como excusa que la polémica es una parte importante del juego. En los demás deportes sigue habiendo polémica, pero se refiere más al acierto o error de los equipos que al de los árbitros. Tenemos intentar que los árbitros tengan los menos errores posibles y la mejor forma es dándoles el mayor número de herramientas. Es un juez y el juez tiene que ser perfecto, en lo posible.

Les pongo un ejemplo claro de cómo no se usa el vídeo cuando se podría haber usado.



¿Qué es mejor, que las reglas y los arbitrajes sean lo más justos posibles o llenar periódicos y programas de televisión con el error de un árbitro en vez con el acierto de un delantero?

Yo lo tengo claro. Si los equipos encuentran ayuda en la tecnología, demos esa ayuda también a los árbitros. Veo el apocalipsis del fútbol más cerca si no usamos el vídeo que haciéndolo.

Un saludo.



miércoles, 17 de febrero de 2016

A LA VEJEZ VIRUELAS, BREVE HISTORIA DE DECA FS O NO HAY QUE ESPERAR A MORIRSE

La imagen típica del pintor bohemio que malvivía en cuchitriles de mala muerte porque no podía vivir de su arte es un tópico a lo largo del tiempo.

Desde Caravaggio al malditismo de los postimpresionistas como Van Gogh o Tolouse Lautrec han sido muchos los pintores que no tuvieron reconocimiento merecido a su labor en vida, y que tras su muerte fueron reivindicados como adelantados a su tiempo.

Un par de ejemplos de lo avanzado de algunos de ellos.




Pues bien, un grupo de amigos de Alcalá de Henares decidimos hace unos años reunirnos para poder seguir jugando al fútbol sala una vez que la liga de Alcalá había desaparecido. Ya mayores, sólo queríamos seguir haciendo lo que más nos gustaba.

Encontramos una liga en Guadalajara muy bien montada por la Asociación Alcarreña de fútbol sala (AAFS), y nos apuntamos con el nombre de DECA FS. Tuvimos un inicio dubitativo, pero al final le cogimos el aire a la liga y finalizamos muy bien. A la gente de Guadalajara les gustaba nuestro juego y nos decían que tenía mucho mérito en un equipo en el que la mayoría de sus integrantes rondaban la cuarentena.

La AAFS (gracias, Carmen) pensó que sería buena idea que la representáramos en el Campeonato de España Amateur ANFS de ese año a celebrar en Valdepeñas. Extrañados por tal ofrecimiento pensamos que era una oportunidad única, quizás inmerecida, y accedimos a jugar el Campeonato.

Allí fuimos con unas ganas enormes de competir, solo competir. Y vaya si lo hicimos. Tras 5 partidos en dos días nuestro capitán Chori (posiblemente el mayor culpable de esta historia) levantaba el trofeo de campeones de España ANFS 2013.


No nos lo creíamos. Al año siguiente íbamos a representar a la ANFS en la UEFS CUP, una especie de Recopa de la UEFS (Delegacion europea de la AMF,asociación de fútbol sala paralela a FIFA, heredera de FIFUSA) en Lloret de Mar. Cuadramos como pudimos cuentas y trabajos, y para allá que nos fuimos con nuestras familias a disfrutar de algo irrepetible.

Fue toda una gozada, desde la grada retransmitían por whatsapp los partidos y era impresionante llegar al vestuario después de los partidos y leer todo lo que habían dicho de nosotros a medida que pasábamos rondas. Fuimos eliminados en semifinales por el Spartak de Moscú. Sí, el de verdad. Campeón mundial AMF y posterior campeón del torneo.





Una medalla de bronce que nos supo a gloria. Eran cosas que ninguno de nosotros hubiéramos pensado que nos llegarían a ocurrir, estábamos como en una nube.

Gracias a la AAFS participamos en los dos siguientes campeonatos de España en Guadalajara y Cartagena. En el segundo volvimos a la final, esta vez la perdimos tras un torneo agotador y de altísimo nivel.




¿Qué tiene que ver esto con los artistas malditos? Que la fortuna se ha acordado de nosotros antes de dejar de jugar. Algo que no pensamos que fuera a ocurrir tras la disolución de la liga de Alcalá.

Es un orgullo pertenecer a este grupo de deportistas, ya de vuelta, pero con la ilusión de unos chiquillos. Hemos tenido la suerte de conseguir esta pequeña notoriedad al final de nuestras vidas (deportivas) y seguiremos dando guerra hasta que el cuerpo aguante.

Aquí continuamos intentando competir, ahora con el patrocinio de ÁREA DE TAMAJÓN como siempre hemos hecho desde que se formó el equipo. Nuestro leit motiv es pelear siempre, que los jóvenes tengan que sudar la victoria contra los abuelos.

Como decimos medio en broma, medio en serio:


DECA Y ÁREA DE TAMAJÓN SOMOS LEYENDA.



Apéndice:

Pueden ustedes seguir todas las novedades de nuestro equipo en twitter. @area_tamajon_fs.

Gracias.




viernes, 12 de febrero de 2016

ATREVIMIENTO PARA AVANZAR O LA FALSA POLÉMICA DEL PORTERO JUGADOR

En el mundo del arte no todo el mundo que arriesgó consiguió el éxito, sin embargo el riesgo que tomaron algunos fue necesario para el avance y el cambio de las teorías estéticas.

Al principio los impresionistas fueron ridiculizados por la prensa, después se convirtieron en poco menos que arte oficial. Y qué decir de los artistas de las vanguardias, que en la Alemania Nazi fueron incluidos en la exposición organizada por el régimen llamada "Arte degenerado". Entre ellos estaban pintores tan célebres como Chagall, Kandinsky, Max Ernst, Klee o Munch. Y todos sabemos lo que era estar señalado por los nazis.




En pocas palabras, sin riesgo no se puede avanzar. Hay que abandonar el confort de lo conocido y adentrarse en lo desconocido para solventar problemas o llegar al conocimiento.

Quiero que todo esto sirva de introducción a mi opinión sobre el debate de la "excesiva" utilización de la táctica del portero-jugador en el fútbol sala.

A lo largo del tiempo, desde que se permite al portero tocar el balón fuera de su área, ha habido muchos entrenadores que han utilizado el portero-jugador para mantener la posesión del balón, en lo que en un principio era una táctica conservadora. Hubo cambio de reglas para que el portero no pudiera tocar el balón de vuelta en campo propio, obligando a tomar más riesgos al jugar así.

Aún con esa regla hay entrenadores que han seguido asumiendo el riesgo de confiar a su control de balón la protección de su portería en ciertas fases del juego, con Cacau al frente. El miedo a ser sobrepasados en la defensa al tener el contrario un efectivo más en ataque hace que los equipos se encierren y que el juego se ralentice enormemente.

Cacau llegó con su equipo (Kairat y selección de Kazajistán) a tal control de juego que hay voces que abogan por otro cambio de reglas, ya que dicen que el fútbol sala se ha convertido en juego aburrido y lento.

Pues la respuesta ha venido desde el propio juego y no con un cambio de reglas. Su demostración se vio en la semifinal entre España y Kazajistán del Campeonato de Europa de Belgrado.

José Venancio López, seleccionador español decidió tomar riegos en la defensa. Presión total en la salida del balón para impedir la llegada fácil a zona de ataque, y sobre todo, en la defensa en cancha propia achique en el lado del balón y presión hasta propiciar el mal pase o el robo. Como se ve perfectamente en el 2-1 o el 4-1.


En definitiva, enhorabuena a Cacau que consigue grandes resultados gracias a un riesgo y al buen aprovechamiento tanto de jugadores como de reglas. Y sobre todo enhorabuena a Venancio, que partiendo desde el juego consigue dar solución al acertijo que ha propuesto Cacau a todo el mundo del futsal.

Un saludo.

Coda: Sin embargo, es posible que no nos venga mal una regla parecida a la del campo atrás en baloncesto, como comentó en Facebook Marcos Aurelio Sorato, ex jugador y ex seleccionador de Brasil. 


viernes, 5 de febrero de 2016

COMPETICIONES QUE CAMBIARON EL MUNDO


En el deporte tenemos en mente un buen número de competiciones que cambiaron el devenir del mismo, tanto por avances técnicos como por logros individuales.

Algunas de ellas sucedieron en unos mismos Juegos olímpicos, los de México 68. Fueron los primeros juegos en donde se utilizaron pértigas de fibra de carbono, Jim Hines estableció el récord de 100 m en 9.95, Tommy Smith el de 200 en 19.83 (con la famosa ceremonia de medallas de los guantes negros) y Lee Evans bajó por primera vez de los 44 segundos en 400 m. estableciendo el récord mundial en 43.86 que duró imbatido más de veinte años.

Sin embargo me centraré en las dos más famosas y relevantes, al menos para mí.

La primera por una marca individual que destrozó la vida deportiva del que la hizo, y también la vida de la prueba en que se produjo, durante años.

Bob Beamon destrozó todos los registros anteriores en el salto de longitud. En su primer intento, en unas condiciones excepcionales de altura, viento a favor y presión atmosférica, voló a unos increíbles 8.90 m., 55 cm. más que el anterior récord. Tardó unos segundos en darse cuenta de lo que había logrado, ya que, acostumbrado a los pies y las pulgadas, no entendía la medición en centímetros.



Cuanto realmente se dio cuenta de su salto se derrumbó en la tierra abatido por su propia hazaña. El anterior campeón olímpico Lynn Davies le dijo: "Has destrozado la competición". Y lo hizo para muchos años. No volvió a acercarse a su marca.

El récord duró hasta el verano de 1991, en que Mike Powell lo batió en un no menos memorable duelo con Carl Lewis, pero eso es otra historia....

La segunda sucedió en el salto de altura. A lo largo del tiempo había habido distintos estilos a la hora de superar el listón, desde la tijera al rodillo ventral, que era la manera habitual de hacerlo en 1968. Pero en los juegos olímpicos de México apareció un joven que saltaba de manera distinta. Dick Fosbury atacaba el listón de espaldas, al contrario que los demás que avanzaban hacia él de frente. El joven norteamericano había llegado a esa técnica evolucionando desde la tijera cayendo de espaldas. Esto es importante porque hasta esos años no se caía sobre una colchoneta, sino sobre arena o placas de gomaespuma.


Los que no lo conocían (ya había ganado el campeonato de la NCAA y también los Trials de ese año) lo tomaban por un excéntrico.  Sin embargo llegó la gran sorpresa. Pese a no estar entre los favoritos ni tener una  gran marca, ganó la competición. Se quedó a 4 cm. del récord mundial de Valery Brumel.




Lo que pudo parecer una anécdota cambió la historia de la prueba, poco a poco los saltadores de altura fueron cambiando su técnica y adoptando el llamado "Fosbury flop" en honor de su creador, en pocos años todos lo utilizaban. Ahora nadie discute que sea la mejor manera de saltar altura.

Dick Fosbury se retiró solo cuatro años después de su hazaña al no poderse clasificar para los juegos de Múnich.

Pues en el mundo del arte también han sucedido este tipo de competiciones desde al menos la Grecia clásica.

Según nos cuenta Plinio el viejo en su Historia Natural que cuatro grandes escultores habían hecho esculturas de amazonas para que fueran colocadas en el magnífico templo de Artemisa en Éfeso (una de las siete maravillas del mundo antiguo).

Para elegir una de ellas se organizó un certamen en el que el jurado serían los propios escultores, eligiendo cual sería de ellas la más bellas exceptuando la suya propia. Los escultores fueron Policleto, Fidias, Crésilas y Fradmón.



Como ya comentamos en otra entrada no tenemos los originales, sino copias romanas. Por su estilo podemos dilucidar al menos tres de ellas, repartidas por distintos museos del mundo, y quiénes fueron sus autores. En la ilustración a la izquierda la de Crésilas, en el centro la de Fidias y a la derecha la de Policleto.

Juzguen ustedes. Según Plinio ganó Policleto.

No terminan ahí los certámenes, uno de ellos nos da el punto de partida de nada menos que el Renacimiento.

En la ciudad de Florencia se organiza en 1401 un certamen para la realización de unos relieves para las puertas de la entrada norte del baptisterio. A él se presentaron siete escultores: Filippo Brunelleschi, Lorenzo Ghiberti, Jacopo della Quercia, Simone da Colle, Francesco Valdambrino, Nicoló d'Arezzo y Nicoló di Pietro Lamberti. Tema: el sacrificio de Isaac.

De ellos dos finalistas, Ghiberti y Brunelleschi. De ellos el primero con un estilo más elegante y de moda en esa época, de tradición flamenca y el segundo con un nuevo estilo, más sobrio, con una estructura geométrica y con la vista puesta en el clasicismo.

Ghiberti



Brunelleschi


Elijan de nuevo.

Al final, el jurado eligió a Ghiberti para el encargo. Que hizo los relieves para la puerta en su estilo elegante, pero artificioso.

Sin embargo el estilo de Brunelleschi, tuvo éxito entre los artistas florentinos, sobre todo en sus grandes amigos Masaccio y Donatello. Tanto que al final le quedó a él una última victoria.

Años más tarde se volvió a encargar a Ghiberti unos nuevos relieves para las últimas puertas que quedaban por decorar del baptisterio. Para ellas Don Lorenzo eligió hacerlas en el estilo que Brunelleschi presentó en el certamen. Y creó esta obra maestra que son las llamadas Puertas del Paraíso.



En otras palabras, Dick Fosbury ya había triunfado en el Renacimiento.

Saludos.